Ir al contenido principal

Entradas

José Urriola, una voz venezolana en Guadalajara

José Urriola (Caracas, 1971) es uno de los autores venezolanos que se ha ido ganado a pulso un espacio fundamental en la literatura nacional. Cuenta con satisfechos lectores a los que sorprende con su propuesta particular llena de música, cultura pop, literatura fantástica y ciencia ficción. Entre el humor, la ternura, la creatividad, el amor y la exploración del yo, su obra viene marcando un lugar justificadamente aparte, diferenciado. Este año, Urriola ha sido invitado a la Feria del Libro de Guadalajara a participar en una de las mesas más atractivas de la feria, donde escritores de distintas regiones de Latinoamérica se encuentran para hablar de su escritura y de la escritura de sus contemporáneos. Aquí, una conversación sobre su obra y la feria del libro de Guadalajara…

En tu blog, Rostros de viento, se lee en tu biografía que eres hijo de escritor y bióloga, y que tal unión hace que le rindas necesariamente culto a la ciencia ficción. ¿Crees que Venezuela tiene una especie de trad…
Entradas recientes

Breve estética del tatuaje

      El cuerpo, el tatuaje y la libertad
Comenzaré con una confidencia y una anécdota personal. Yo tengo un tatuaje en el hombro derecho, es pequeño, una especie de ave indoamericana que, en mi simbolismo interior y por razones personales que no vienen al caso, suelo relacionar con el Ave Fénix.


Esta es la confidencia, ahora la anécdota personal: una vez alguien conocido me vio el hombro en una playa en la isla de Margarita y me dijo algo así como: «¡Vaya, que malote eres!». Quien decía el pesado sarcasmo estaba implicando que yo pretendía ser «malote» por tener un tatuaje. Con ello, sin mayor originalidad, hacía entrar el discurso por una vía de significados más que obvios. Por aquella en la que los tatuajes se relacionan, por ejemplo, con la criminalidad abyecta y nada romántica de los Hell Angels. No obstante, esa visión del mal no resulta descaminada, porque el mal, al fin y al cabo, se encuentra profundamente relacionado con el tema de la libertad.

El drama y la estrategia
«El mal…

La superficie y el fondo (Sobre Belief: The Possession of Janet Moses)

Belief: The Possession of Janet Moses (2015) es una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo, un documental dramatizado que resulta conmovedor, perturbador, poderoso y desafiante. Pero no nos dejemos engañar por el título. Sí, trata sobre una posesión y sobre entidades maléficas… Pero no.
El documental recrea los últimos días de una joven madre en Nueva Zelanda que murió ahogada por sus familiares en un proceso de exorcismo. Janet Moses, una mujer de veintidós años de origen maorí, al parecer recibió un maleficio que la llevó a ser poseída por una o más fuerzas maléficas. Su familia, durante varios días, se encerró con ella para obrar algo que podríamos llamar, por comodidad occidental, un exorcismo, es decir, una serie de rituales propios de la cultura maorí (o eso suponemos) mezclados con rituales católicos.
Contado así, da la impresión de que estamos ante un documental sensacionalista y de mal gusto. Pero nos equivocamos si nos quedamos con este juicio ligero. Una vez …

El orden del Universo y la oscuridad de los mostrencos

Hace unos años tuve la fortuna de contar con la visita de la escritora Antonieta Madrid en el diplomado de narrativa que yo coordinaba para la Universidad Católica Andrés Bello y el ICREA. Ese día, mi querida Antonieta hizo una buena cantidad de observaciones agudas, sabias y poéticas sobre el arte y la vida. Entre otros asuntos, habló sobre el orden y el caos, y lo hizo por medio de lo que podríamos llamar una anécdota ejemplar nacida de su relación amorosa con el poeta Darío Lancini. Antonieta observó que ella era maniática del orden y que Lancini, en cambio, permanecía feliz en el reguero, entre el caos de sus cosas en la casa. Aquello ocurría porque, según había meditado, el poeta Lancini era dueño de una profunda tranquilidad u orden interior que no necesitaba de nada más, mientras ella, que siempre vivía en una constante revuelta interna, urgía de mantener el mundo exterior bajo su domonio, lo que por lo menos resultaba algo conciliador entre tanto remolino de adentro.
Han pasado…

A Quiet Place, o las formas del silencio

Estamos obsesionados con llenar todo de sonidos, con que todo comunique. Así es el horror al vacío del hombre occidental. Nuestros celulares tienen que sonar siempre, y ya empiezan a hablar incluso; en cualquier lado hay música de ambiente, los ascensores nos indican a qué piso llegamos y las máquinas que reciben nuestros tiquetes de estacionamiento nos advierten que manejemos con cuidado… el mundo se ha convertido en un gigantesco efecto sonoro. Paradójicamente, es tanto el sonido de las cosas, tal su invasión, tanto su ruido, que ya nada dicen. El ruido se convierte así en un gran silencio, o en un gran ruido blanco. Hemos dejado de comunicarnos de tantos que quieren decir al mismo tiempo, de tantos que quieren comunicar sus ofertas, sus opiniones, su furia, sus alegrías, sus verdades de redes sociales. Pero también el gran silencio puede nacer de la opresión, de un poder que sólo espera que intentemos comunicarnos para caernos encima, para aplastarnos. Es el silencio que añoran los…