Ir al contenido principal

Entradas

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.
Entradas recientes

Darío Jaramillo Agudelo: De su obra y otra cosa

Darío Jaramillo Agudelo es uno de los grandes de la literatura en Colombia. Nació en Santa Rosa de Osos, Antioquia, en 1947. Es economista y abogado, fue también un importante gerente cultural, pero ha sido, sobre todo, un caballero que no se ha andado con escándalos ni sensacionalismos mediáticos. Ha hecho su carrera con calma y en silencio, desde la paciencia y la solidez de la palabra. A finales del año pasado recibió el premio Nacional de Poesía, el más importante galardón a este género que se otorga en Colombia, gracias a su indiscutible libro El cuerpo y otra cosa, publicado por la prestigiosa editorial Pre-Textos. Acá, una entrevista con el reconocido poeta colombiano.


1)Has publicado tanto poesía como novela. En La voz interior, de hecho, hay un lazo muy fuerte entre la poesía y lo novelado. ¿Qué te da la narrativay qué te da la poesía como formas de expresión?
Cada tema pide su forma. Cuando La Tirana, la poesía, se aparece, hay que estar pendiente. Es inoportuna, intempestiva, …

Ciudades que ya no existen: el viaje en Fedosy Santaella

Por José Antonio Parra

Puerto Cabello, Carnavales 2012

BLANCO NOCTURNO, O LAS NUEVAS FORMAS DEL CASTIGO

Empecemos por el comisario Croce, el teórico de las intuiciones artísticas de las que habló alguna vez Rubem Fonseca (1) en El gran arte, intuiciones que Ricardo Piglia adjudica a Dupin y a Holmes, dos grandes detectives de la literatura que trabajan con una teoría a priori para luego irla encajando con los hechos. En Blanco nocturno se trata del punto de vista. Dice Croce: «Comprender (…) no es descubrir hechos, ni extraer inferencias lógicas, ni menos todavía construir teorías, es sólo adoptar el punto de vista adecuado para percibir la realidad.» Un pensamiento del mismo Croce: «No hay que tratar de explicar lo que pasó, sólo hay que hacerlo comprensible.» El comisario ve, imagina, tiene intuiciones artísticas. «Ya la tengo, ya sé lo que pasó, ya vi, pero no puedo probarlo todavía.» Con todo, Croce no es un soñador ni un erudito pretencioso. Es camarada de Trevinarus, detective de «La muerte y la brújala» de Borges. Treviranus, lo sabemos, es la contraparte de Lönrot, a quien Croc…