Ir al contenido principal

Las islas de Rafael Cadenas


Hawaii’s East Island Goes Missing After Category 5 Hurricane



Me gustan las islas en la poesía de Rafael Cadenas. En varios poemas está su imagen, la metáfora de la isla. De 1958 es el poema “Una isla”:

Vengo de un reino extraño,
vengo de una isla iluminada,
vengo de los ojos de una mujer.
Desciendo por el día, pesadamente.
Música perdida me acompaña.
Una pupila
cargadora de frutos
abandonados
se adentra en lo que ve.
Mi fortaleza,
mi última línea,
mi frontera con el vacío
ha caído hoy.

            Acá el reino, la luz, la mujer y sus ojos, que también se han hecho los ojos del poeta y que así va, a través de la calles, iluminado, poseído de esa isla/mirada que lo lleva al vacío que, se me antoja, no es de su total rechazo. Se sabe que el poeta escribió estos versos estando en Port Spain. De aquellos años en su poesía hay muelles, palmeras, paisajes ultramarinos, mares, arena, islas que respiran.
            En “Fragmentos”, otra isla dice así:

Isla,
negro pájaro, llama incesante, viaje a donde todo gira,

mi paraíso, mi rama, mi desborde

lo he perdido todo
¿quién me robo la esmeralda?

Humedad de luces prófugas.
Lo he perdido
y caigo de repente
en el vértigo de las manos desesperadas.

Onda,
diamante de los ojos,
herida que de adelanta al tiempo,

espuma sagrada en mis labios para siempre.

En el poema, tal como se lee y, al contrario de las imágenes apaciguadas que acostumbran su poesía, hay caída y vértigo, una cierta desesperación poco común en el trabajo posterior del poeta. Más adelante, en el mismo libro, nos entrega una imagen maravillosa entre la aceleración y el sosiego sanador del último verso “La tierra avienta islas hacia mí, pero he perdido los ases. / En el derrumbe resuenan las aguas. / Una transparencia baña la herida”.
En Cuadernos del destierro dice: “Isla, deleitable antífona”. La antífona, frase litúrgica, himno religioso muy breve, es la isla, que así se trasmuta no sólo en lo sagrado, sino también en la materia, la textura de la palabra poética.
En Memorial, ya para 1977, vuelve a aparecer otra isla. No es “una” isla, sino, simplemente “Isla”, y así dice:

Sigue en las mismas playas de donde vino.
Vive en una ciudad de madera que levanta su olor acre como un puñal.
Es allí donde habita, afantasmado, virtual, amante. Donde habla solo en una lengua extraña. Donde está más cerca de su cuerpo.
Todavía se asoma por una ventana a ver la tarde primitiva. Se mueve frente a una vegetación espectral. Lleva el tesoro de Raleigh, un rostro de mujer y cierta fragancia bárbara que de sol que duerme entre hojas.

Otra vez acá la isla y la mujer. Otra vez una ciudad, pero esta vez de madera, como lista para los incendios. Acá alguien se asoma al mundo, fantasmal, por una ventana. Ahora, aquella música perdida del primer poema, el sonido mismo, ha sido reemplazado por una lengua extraña. Y así, atravesando el poema, la isla, el hombre y esa sensación de ser una isla. La isla siempre está, el asunto es verla, y así nos dice: “Hay una isla que sólo ven los ojos nuevos”. La isla como asentamiento, como mirada, como poesía, como mirada de virtud entre la sabiduría antigua y la inocencia cristalina.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Historias que espantan el sueño en PROSOEMA

.Historias que espantan el sueño
Editorial Alfaguara, Caracas, 2007.
Ilustraciones: Pedro Aguilar.


Este libro está compuesto por siete cuentos, varios de ellos, magistrales muestras de literatura de terror para niños y jóvenes.

Me referiré especialmente a cuatro de estos relatos que hacen que su lectura se disfrute en verdad: "Yoamoatodoelmundo dice", "La playa solitaria", "El escondite con los risitas" y "La niñera mala".

En el primero de tales cuentos, un niño conoce mediante el Chat a alguien que se identifica como Yoamoatodoelmundo.

Con quien se oculta tras ese nombre inicia una relación epistolar de amor/odio que lleva a un final parecido a una de las más escalofriantes leyendas urbanas generadas por Internet: la de la doncella ciega (Blind Maiden).

Tanto el desarrollo del relato, como su final, han hecho a muchos de sus lectores jóvenes perder el sueño y a muchos padres de éstos reclamar a la editorial por su publicación y a algunas docentes por…

La superficie y el fondo (Sobre Belief: The Possession of Janet Moses)

Belief: The Possession of Janet Moses (2015) es una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo, un documental dramatizado que resulta conmovedor, perturbador, poderoso y desafiante. Pero no nos dejemos engañar por el título. Sí, trata sobre una posesión y sobre entidades maléficas… Pero no.
El documental recrea los últimos días de una joven madre en Nueva Zelanda que murió ahogada por sus familiares en un proceso de exorcismo. Janet Moses, una mujer de veintidós años de origen maorí, al parecer recibió un maleficio que la llevó a ser poseída por una o más fuerzas maléficas. Su familia, durante varios días, se encerró con ella para obrar algo que podríamos llamar, por comodidad occidental, un exorcismo, es decir, una serie de rituales propios de la cultura maorí (o eso suponemos) mezclados con rituales católicos.
Contado así, da la impresión de que estamos ante un documental sensacionalista y de mal gusto. Pero nos equivocamos si nos quedamos con este juicio ligero. Una vez …

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…