Ir al contenido principal

Página de respeto



        Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.

No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.

Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

Comentarios

Paula Giraud dijo…
Me encanta, lo de página en blanco en un libro como "respeto" o cortesía...En verdad, nunca me lo había planteado de esa manera tan hermosa...Y lo digo,porque mi primer trabajo fue a los 17 años y fue entre LIBROS, documentos en el Registro Principal de Caracas...Ciertamente, siempre me llamaba la atención lo de la primera página en blanco y suponía que en cierta manera que era un espacio para dedicarle el libro a quien se lo fuésemos a regalar, a dedicar o para anotar algo importante,como una fecha, un código...

Luego en otros momentos, en mi andar como periodista e investigadora de hechos políticos o de la historia de Caracas, estuve varios años en el Archivo Metropolitano de Caracas (dependía de la hoy extinta Alcaldía Metropolitana),me volvía encontrar con la primera hoja en blanco,pero a muchas de ellas le poníamos códigos de registros y otras anotaciones bibliográficas..o de repente nos encontrábamos una primera página que había sido en blanco, con una dedicatoria hermosa del autor del libro a alguien de su afecto, o que había pertenecido a una persona y al regalarlo dejó plasmado su cariño en esa primera hoja en blanco...

En esta tarde del miércoles 17 de abril 2018, a propósito de esa acotación tan linda de la página en blanco, me fui a buscar corriendo en mi biblioteca esas páginas y me encontré varios libros con esa primera hoja en blanco firmada y dedicada en mis hermosos tiempos de 21, 24, 26 años por gente tan increíble como Miguel Otero Silva, Cheíto Herrera, el historiador Guillermo Morón,José Agustín Catalá, libros de poemas firmados en esa primera página por sus autores o por algún amigo especial y otros por algunos de mis estimados profesores de la Escuela de Comunicación Social en la UCV, en los años 70, y que muchos de ellos fueron parte de la élite intelectual,politica o periodística de esos años...

Gracias por resaltar y recordar el significado de la primera página en blanco de un libro:

Paula Giraud Adriani....Periodista CNP 3804...MI blog personal desde hace una década: www.paulagiraud.blogspot.com

Entradas más populares de este blog

Algunas preguntas y una aclaratoria. (Texto sólo por joder)

.


Putin es un tipo de temer, le gusta el poder, lo usa por encima de la ley, a su antojo, viola derechos humanos y es despreciable. No lo defiendo, pero... me gusta hacerme preguntas. Estas preguntas, por favor, tampoco defienden nada, sólo pretenden pensar desde una cierta semiótica. Nada más, nadie se enoje, por favor. Son preguntas, no expresan una opinión afirmativa. Son preguntas no más.
Ahora, aclarado esto, dicho esto, y aún con temor:
Cuando se critica lo del paraguas, ¿qué se pretende?, ¿que el político del paraguas no usara paraguas como los otros dos?, ¿o se pretende que los tres usaran paraguas?
Todo político tiene un trabajo de representación sígnica. Los políticos abrazan, sonríen y se toman fotos con la gente. ¿No es cierto? También un político se moja en la lluvia y abraza a su equipo porque es parte de la representación, de la publicidad necesaria para el bien de lo político. Digo, por muy simpáticos que sean, ¿no son políticos y su trabajo no es ser… políticos? Entiendo…

Maneras de quedar mal quedando bien

Hay maneras de quedar mal quedando bien. O también podría decir que hay maneras de entrar en la dimensión desconocida, siempre y cuando uno no asuma que el olvido nos ataca con la edad. O también podría decir que, en ocasiones, el doble lo salva a uno. En fin, hay maneras de quedar mal quedando bien, y esta es la mía.
Hace exactamente dos años, Raquel me escribió un correo para invitarme a participar en una antología de textos «no-ficticios» que buscaba reunir relatos, historias, crónicas, ideas «sobre el tren subterráneo (metro, subway, subte)», tal como lo señaló ella. Acepté encantado, pues conocía el trabajo de Raquel y me parecía una chica seria. Hacía poco había sido jurado en un concurso literario en Caracas y un poemario de ella me había agradado mucho; de hecho, su trabajo había quedado finalista.
Aquel correo me lo enviaba Raquel en junio y acordamos que el plazo de entrega sería en septiembre. Llegó septiembre y Raquel envió un correo a todos los autores recordándonos los te…