Ir al contenido principal

UN VAMPIRO EN MARACAIBO, HUMOR Y TERROR DEL SIGLO XXI




Disculpen la poca profundidad con que voy a empezar, pero no me aguanto las ganas de decirles que en esta novela hay una redada de burros. Sí, una redada policial, donde los burros no son los policías (aunque pudiera ser), sino donde estos mentados hombres de ley cercan, atrapan, arrinconan a unos burros pensando que atraparán a un brujo fugitivo que se transformó, precisamente, en jamelgo.

Nada más cuando conocemos el título del libro, nos nace de inmediato una sonrisa cómplice. Uno dice: “No ya va, acá hay algo que no está bien. ¿Qué carajos tiene que ver un vampiro con una ciudad donde el sol y el calor son parte fundamental de la vida de sus ciudadanos, incluso de noche?”.

Con Un vampiro en Maracaibo (Alfaguara, 2008), Norberto José Olivar ha unido mundos aparentemente incongruentes. De allí que su título nos extrañe y al mismo tiempo nos arranque esa sonrisa sabrosa: Los vampiros y Maracaibo son dos mundos contrarios, y quizás por eso, porque son dos mundos de remotísima o nula filia, nadie había hecho la conexión. Pero ahora, que la vemos allí, convertida en título y escrita en la tapa de un libro, nos decimos: “pero claro, qué buena idea”. A todos nos gustan las relaciones inusitadas, que el arte nos sorprenda y nos muestre nuevas aristas del mundo; esa es la esencia de la creatividad. T.S. Elliot dijo alguna vez: “Cuando la mente del poeta está perfectamente organizada para trabajar, constantemente amalgama experiencias diferentes”, y el también poeta Robert Frost asegura en muy poca palabras que “una idea es una proeza de asociación.” Pues bien, Norberto José Olivar tuvo una idea, una gran idea, como dicen los publicistas. Su nueva novela trata sobre un vampiro alto, flaco y feo que no sabemos bien si en verdad es vampiro, sobre otros vampiros que tampoco sabemos sin son vampiros, sobre brujos que puede que sean vampiros, sobre un historiador que se mete a escritor y en camisas de once varas, sobre un viejo petejota que no para de echar cuentos extraños, y sobre gente que está loca, realmente loca y que hace cosas horrendas en su locura. Porque no crean, este libro, a pesar de que tiene muchísimo humor, también da miedo. También es de terror, o de horror, uno muy real, muy cercano, y que tiene su base en la realidad. Es el horror del ser humano, el horror que produce la mente de hombre en su soledad, en su tristeza, en su desesperanza espiritual ante un mundo que parece abandonado de Dios, incluso del mismo Diablo.

Un vampiro en Maracaibo no se preocupa por los géneros. Es una novela perfectamente encuadrada dentro de la literatura del siglo XXI, que juega, que se atreve en un mar agitado y sale airosa. Como novela modernísima (o postmodernísima), Un vampiro en Maracaibo hecha mano de varios registros; toma el género detectivesco, la crónica roja del periodismo (no pude dejar de pensar, por ejemplo, en esos programas mexicanos o de Miami que hablan del chupacabras), la pequeña historia local y el cine clásico, y a todo esto le inyecta humor y terror, en una demostración lúdica fenomenal de lo que puede hacer un escritor de nuestros tiempos con la forma sin caer en hermetismos vacíos y sin darle la espalda a sus lectores. Porque Un Vampiro en Maracaibo es un libro ágil, divertido, terrorífico y cinematográfico. Pero al mismo tiempo, para aquellos que buscan leer más allá de la anécdota, es igualmente una novela que nos habla de la locura del ser humano y de un mundo en crisis donde la razón, la soledad y el ostracismo de las religiones han llevado al hombre a concebir las ideas más perversas y descabelladas. “El sueño de la razón produce monstruos”, dijo Goya, y entiéndase esto bajo dos paradigmas diferentes. En uno, la razón dormida, descuidada, se duerme y se la lleva la corriente. En la otra, la razón soñada como meta, como última panacea, también se deja llevar por la corriente. Por la corriente de la locura. Los extremos entrañan el horror. Pero en la mente, claro está. Porque la realidad, parece decirnos Olivar, está allá afuera amorfa, descompuesta. Ese mismo flujo de “amorfidad” en que estamos sumergidos, no conoce de géneros. La realidad es horrenda y hermosa, maravillosa y fascinante a los ojos del escritor, del observador, del cazador de huellas. Olivar, su detective y su historiador, están concientes de esto al componerla, y nos la muestran reinterpretada pero imbuida de esa ambigüedad. Recuerdo los filmes de los hermanos Pang, dos especialmente: El ojo 2 y El ojo 10. El Ojo 2 es una magistral obra que mezcla el drama con el horror, y que te hace decir, al terminar la película y luego de haber visto sangre a borbotones, “qué película tan hermosa, tan conmovedora”. El ojo 2 toma los temas del amor, el aborto y el suicidio, y a través de una muy bien pensada trama de terror, estructura un film dramático e incluso filosófico. Los Pang formulan así una película sin género, nueva en su forma. El ojo 10, que no es la décima película de la serie sino la tercera, es una burla fenomenal que juega al desgaste de las secuelas de Pesadilla en la calle del Infierno, Halloween o Viernes 13, filmes que han conocido ya demasiadas derivaciones, y que, en su propio cansancio, han terminado acudiendo a la parodia, moviendo más a la risa que al miedo. Los hermanos Pang, ex profeso, hacen lo mismo con El ojo 10. Se van hasta una supuesta décima secuela y se burlan de ellos mismos. El resultado es un film de horror lleno de gags humorísticos. Acá, el humor, funciona claramente como un arma superior de la inteligencia y del arte. Recordemos que El Quijote fue una gran burla a la novelas de caballerías y a una manera de entender el mundo. Por cierto, si alguien te sale con la chorrada esa de que la literatura es un arte para expresar la necesidades más íntimas, tú sólo tienes que decir, así como sin nada: “El Quijote”, y listo. En fin, en el Ojo 10 estamos ante un film inteligente, una sátira fenomenal que, a pesar de su humor, tiene grandes momentos de miedo. El ojo 10 se me antoja un meta film de horror, y se me antoja también que Un vampiro en Maracaibo es su equivalente, pero no hablada en chino, sino en maracucho. Esta novela de Norberto José Olivar es una meta novela que experimenta con mucha fortuna y talento sobre los recursos manidos del vampirismo y las novelas detectivescas, los saca del lugar común y los convierte en literatura. No le importan, como ya señalamos, los géneros y, en ese sentido, no conoce fronteras; es correctamente imprecisa. Sus personajes, por cierto, también viven en esa imprecisión, en la duda constante, en el desasosiego. Para ellos nos hay certezas, porque ellos han llegado más allá de donde muchos se atreven. Esas tierras, si te asomas, verás que son muy extrañas y no tienen caminos. Con esta novela, Norberto José Olivar se ha adentrado también por zonas de la literatura venezolana poco exploradas, las mismas en las que nos estamos metiendo muchos de los que ahora escribimos, con dudas, con incertidumbres, pero decididos y a paso constante, al paso de los que de verdad vamos en serio. Norberto José, con Un vampiro en Maracaibo suma a estos nuevos tiempos calidad, frescura y esa noción clara de escribir para regalarle un buen rato a sus lectores, y para empezarnos a sacar de encima esa idea de que la literatura venezolana es un largo desliz masturbatorio, o como diría Carlos Andrés Pérez, un largo desliz "auto-masturbatorio”.

Comentarios

Aurora Pinto dijo…
Pues, bueno, con esa fundamentada crítica... hay q leerla!!!

Saludos,
Susana Sussmann dijo…
¡Qué bien suena! La buscaré. TENGO que leerla. :-D
Qué maravilla de reseña. Te la compro. Me lo compro.
Beso
Anónimo dijo…
La novela es estupenda. Los juicios de Fedosy hacen plena justicia a esta apuesta hecha por Alfaguara por un escritor zuliano de enorme calidad. Quienes disfruten de esta novela, deberian ubicar Morirse es una Fiesta y El Fantasma de la Caballero, ambas del mismo escritor, Don Norberto J. Olivar
Pedro dijo…
Yo busque informacion del libro por que lo vi en una libreria en Centro Plaza y me llamo la atencion, pero estaba cerrada, ahora con esta reseña no puedo negar que me llama mas la atencion, hay que leerlo
Pedro dijo…
Yo busque informacion del libro por que lo vi hoy en una libreria en Centro Plaza y me llamo la atencion el titulo, ahora no puedo negar que con la reseña me llama aun mas la atencion, hay que leerlo...
Gaby dijo…
Buenas buenas!!! que orgullosa me siento de este gran escritor que fue mi profesor en la uni! he leído todos sus libros, y no puedo negar como me entretienen y aprendo de ellos!!! Un vampiro en Maracaibo se convierte en la primera gran obra maestra de Norberto Olivar!! no les entro en detalle solo busquenla y dejense llevar por ella! :) Gaby
Jose Antonio Pulido Zambrano dijo…
Acabo de leerme la novela, la compre el viernes 10 y el sabado la había devorado toda, llego a mis manos al azar, un amigo me señalo "Pulido en la librería hay un libro de vampiros, como se que le gusta busquela"... cuando tome la novela me parecio extraño el titulo, pero la narrativa de este señor es muy buena, concuerdo con Fedosy Santaella de quién acabo de leer Historias que espantan el sueño, en un seminario con Norma Gonzalez Viloria, vale la publicidad para ambos libros, dos autores venezolanos frescos, ambos le escriben al misterio, cada uno en su contexto claro... Ya en www.Tumbaabierta.com había publicado hace años atras un ensayo intitulado "La literatura de vampiros en Venezuela", y con esros textos debo actualzar ese trabajo junto a otros autores que en estos tiempos han retomado la imagen del vampiro...
Estimado José Antonio:


Muchas gracias por sus comentarios. Estaría muy bien que me pasaras tu ensayo actualizado, que me llama mucho la atención y me encantaría leerlo.

Saludos

Fedosy.
CyberPOLO dijo…
AL principio se me ocurrió sería algo al estilo de "Vampiros en La Habana", una película de dibujos animados, animada con la trompeta del gran Arturo Sandoval. Norberto Olivar es historiador, y la novela bien pudo haber sido un ensayo histórico al estilo de Pancho Herrera Luque. Los hechos y personajes de esta novela son reales. Mucha de la información proviene de reportajes periodísticos de la época, así como algunas entrevistas.
Es extraordinaria y altísimamente recomendada
Anónimo dijo…
Nelly Semprun

Particularmente considero a Norberto todo un escritor, en esta novela demostro una vez mas todo el potencial que tiene, lo que me encanto de esta novela es primero como relata la historia, con un lenguaje tan coloquial puesto que al lector lo que le atrae es eso.
Por otro lado Olivar logra relacionar dos mundos totalmente opuesto, el de la realidad y la ficcion, ya que esta novela fue un hecho real y tambien podemos identificar otros temas vigentes los cuales se pueden relacionar con ella... Ya que vivimos en un mundo rodeado de vampiros, quizas todos llevemos uno dentro de nosotros, pero eso si unos mas notables que otros , como el vivo ejemplo que nuestro gobierno ...
Me encanto toda la novela..
Anónimo dijo…
bueno la novela es buena
lo q pasa es q es un poco
confusa te hbla de una cosa
y te despues te sale con
otra y vuelve a lo anterior
pero en terminos generales
es muy buena e interesante y a
la vez divertida
Anónimo dijo…
hola a todos serían tan amable de ayudarme un poco con algo , necesito que me ayuden a resumir un poco el primer capítulo del libro muchas gracias a todos
rafael dijo…
que tal!!! buena estructura narrativa y un sentido de humor muy nuestro,marcan los parametros de la obra literaria de Norberto Olivar, me gusta leer cronicas de vampiricas en especial de Anne Rice...considero un gran paso en la lieratura vampirica de Venezuela, aunque con ciertas analogias en los arquetipos de vampirismo, pero en fin..BUENA!!!
Anónimo dijo…
EXCELENTE OBRA! BRAVO POR LA LITERATURA VENEZOLANA. OJALÁ CONTINÚEN PRODUCIÉNDOSE NOVELAS COMO ÉSTA.
Anónimo dijo…
YO LO TENGO!!
Es un libro verdaderamente bueno!!
no te puedes despegar de {el!!
El tipo que lo escribio en verdad es un genio, y he de admitir que en algunas partes del libro se siente como si el vampiro estuviese alli contigo leyendo tambien jeje!!
Me ha despertado tanto la curiosidad que subrayo algunas cosas y luego las busco en internet... además que uno aprecia más sus raíces "maracuchas" pues el lenguaje es tan coloquial que bueh! ni que les cuento jaja!!
100% recomendable!! yo lo empece a leer hace dos dias y ya llevo más de la mitad!!
Anónimo dijo…
realmente pocas son las novelas que me he tomado la molestia de leer pero hoy al levantarme vis las noticias y salio un reporte sobre un novela llamamda un VAMPIRO EN MARACAYBO y me dio risa dije mi alma tengo que buscar por inernet y me encuentros con la oportunida de leer comentarios y escrivir mis propios comentarios sobre la misma entonce la voy a leer y nos bemos aqui para dejar mis comentarios luego que halla culminado de leerla. ok beso chauio
Anónimo dijo…
Excelente novela, la compre en la Feria del Libro UNICA durante su presentación, pero no la había leído, incluso pensé en regalarla, me frenó que estaba firmada por el autor y tenia mi nombre. ese día la comencé a leer y hasta soné con ella los dos días que me tarde en leerla. Creo que hasta puede ser verdad....
Hola,

Luego de intentar leerla, debo decir que los policías deberían intentar capturar al autor y ponerlo a buen resguardo, jamás dándole acceso a un lápiz o cualquier cosa que pudiese usarse para expresar idea alguna. !Hombre, que bodrio! El autor de esta crítica es otro potencial candidato de captura. Joder!

Entradas más populares de este blog

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

UN TRÁMITE DIFÍCIL O LAS CULPAS DEL AMOR NO CORRESPONDIDO

En algún momento en que leía Un trámite difícil de Javier Ponte Gambirazio, (Pre-textos, 2003) pensé que esa pequeña novela era grandiosa porque nos demostraba claramente, con avasallante crudeza y profunda ternura, lo afortunados que son aquellos que se aman. Y acá es importante el reflexivo se, pues el tema aplica para el amor no correspondido. Una historia protagonizada por tres travestis hace espacio, por supuesto, para la sordidez. Ajeno a la pacatería, el autor busca, encuentra y retrata con acerado humor negro la oscura trastienda del travestismo. Pero también se ocupa, no obstante, del equilibrio, del contrapeso justo, y lo encuentra en la mirada de la comprensión. El autor cala en la humanidad de sus personajes y de allí obtiene el genio de la lengua, la reflexión afortunada y la mirada insólita de la vida. Porque en esa periferia de sus personajes travestis, no puede haber sino una mirada distinta, original, llena de giros inusitados, y de profundo conocimiento de las debac…