viernes, octubre 23, 2009

Las peripecias inéditas de Teofilus Jones (fragmento)


Entonces algo cambió. El ejército tomó las calles. Hubo tanques en todas las esquinas y botas en
todas las puertas.

Cada maniobra, cada acto, cada atropello y cada exceso, tuvo una razón de ser. Única, exclusiva, inextricable. Todo se justificó por la falta de lluvias, por la falta de agua, por el racionamiento, por el bien de la Nación.

La matanza de las mascotas, por la falta de agua; el horario reducido de la corriente eléctrica, por falta de agua; el cierre de clínicas, universidades, canales de televisión y de periódicos, por falta de agua; la barba y el uniforme, por falta de agua; la reubicación de los ciudadanos, por falta de agua; el racionamiento de la comida, por falta de agua…

No había argumento que pudiera rebatir semejante excusa.



________

Las peripecias inéditas de Teofilus Jones.
Fedosy Santaella, Alfaguara, 2009.

3 comentarios:

Israel Centeno dijo...

¿premonitorio, o la visión impecable del escritor?

realmente bueno, te felicito de nuevo, Fedosy

LuisCarlos dijo...

Fedosy, lo compré ayer y empecé a leerlo. Estoy encantado. El libro me tiene con ganas de no terminarlo para no verme obligado a prestarlo a mi novia. Es que podría abrir una página y leerla en la radio como la noticia de hoy.
Respóndeme una pregunta, ¿en qué fecha lo escribiste? No podía creer que empecé a leer el libro justo cuando iniciaba oficialmente el plan de racionamiento y la luz parecía de arbolito.
Teófilus es el héroe que pasa la censura de la ley contra juegos bélicos, vamos a ver si pasa las otras.

Toda mi admiración

Fedosy Santaella dijo...

Estimado Luis Carlos:

Gracias por leer, y espero que disfrutes hasta el final. Pues esa novela está escrita hace tiempo ya. Para mí también fue una sorpresa todo el tema del agua y la electricidad. Aunque no sé si "sorpresa" sea la palabra. Ya nada sorprende.

Gracias una vez más.

Saludos.