Ir al contenido principal

Cuentos sin palabrotas




CUENTOS SIN PALABROTAS, ANTOLOGÍA DE CUENTOS VENEZOLANOS
Alfaguara, serie roja.
Compilador: Fedosy Santaella.


Pedro Emilio Coll
José Rafael Pocaterra
Leoncio Martínez
Julio Garmendia
Salvador Garmendia
Ednodio Quintero
Francisco Massiani
Armando José Sequera
Arturo Uslar Pietri
Otrova Gomas
Eduardo Liendo
Laura Antillano
Gabriel Jiménez Emán
Roberto Echeto
Enrique Enríquez
Milagros Socorro
Omar Mesones
Eloi Yague
Mireya Tabuas


En este libro están prohibidas las PALABROTAS. Pero no te creas que las PALABROTAS de las que hablo son ésas que conocemos como groserías, palabras gruesas, gazapos, improperios, insultos, sapos, culebras y no sé cuántas denominaciones más. Para mí, las PALABROTAS son las palabras que algunos usan para que la gente crea que son GRANDES escritores. Es decir, hay quienes usan palabras tan altisonantes que parecieran haber hecho un doctorado en pomposidad, palabras como muy maquilladas que se presentan cual señores en trajes de gala y caminando con zapatos de charol a orillas de una playa caribeña.


Comentarios

Naida dijo…
¡En enhorabuena, Fedosy!
¿Se puede conseguir en cualquier librería... en Maracaibo? ¿Igual el último tuyo de Teofilus?
Gracias y un fuerte abrazo.
Dante dijo…
Todavía no consigo este libro en librerías en Caracas. ¿Tiene alguna fecha próxima de lanzamiento/distribución?
Dante dijo…
Quisiera comentar, libros como éste de la serie roja de Alfaguara solían verse por montones en las librerías Nacho, junto a unos azules y otros amarillos delgados, también de Alfaguara. Visité tres Nachos recientemente, ninguna tiene ni uno solo de estos libritos. Parece que los hubieran removido de los estantes. Siguen distribuyendo al menos las series más grandes de la editorial, porque esos sí los tienen, pero esta serie de los pequeños azules y rojos como que dejaron de venderlos.
Dileyda dijo…
Hola! yo fui hace una semana al Sambil de Caracas y ahí se puede encontrar el libro... de hecho, es el libro con el que voy a trabajar este nuevo año escolar 2010-2011 con mis estudiantes.
Dante dijo…
Hola, no había leído la nota de Dileyda, quisiera notificar también que hoy, 20 de Oct de 2010, conseguí por fin el libro en la librería Nacho en el bulevar de Sabana Grande. Imagino que todas o la mayoría de las Nacho deben tenerlo en inventario.

PD. La última página del libro indica que se imprimió en Abril de 2010. Yo como que estaba buscándolo demasiado temprano, desde antes de que viera la imprenta.
Buenas noches, aún sigo trabajando con mis estudiantes con este maravilloso libro; lo triste es que hayan tantas faltas ortográficas y errores en sus últimas páginas (el índice)... mis estudiantes cruelmente llegaron a criticar el trabajo hecho por nosotros mismos: los venezolanos.

Entradas más populares de este blog

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

UN TRÁMITE DIFÍCIL O LAS CULPAS DEL AMOR NO CORRESPONDIDO

En algún momento en que leía Un trámite difícil de Javier Ponte Gambirazio, (Pre-textos, 2003) pensé que esa pequeña novela era grandiosa porque nos demostraba claramente, con avasallante crudeza y profunda ternura, lo afortunados que son aquellos que se aman. Y acá es importante el reflexivo se, pues el tema aplica para el amor no correspondido. Una historia protagonizada por tres travestis hace espacio, por supuesto, para la sordidez. Ajeno a la pacatería, el autor busca, encuentra y retrata con acerado humor negro la oscura trastienda del travestismo. Pero también se ocupa, no obstante, del equilibrio, del contrapeso justo, y lo encuentra en la mirada de la comprensión. El autor cala en la humanidad de sus personajes y de allí obtiene el genio de la lengua, la reflexión afortunada y la mirada insólita de la vida. Porque en esa periferia de sus personajes travestis, no puede haber sino una mirada distinta, original, llena de giros inusitados, y de profundo conocimiento de las debac…