Ir al contenido principal

DE ROCANEGRAS Y PIEDRAS LUNARES



Por Valmore Muñoz Arteaga


Hace algunas semanas publiqué un pequeño trabajo cerca de la nueva narrativa venezolana. Hacía una muy superficial revisión del extraordinario momento que vivía la novela y el cuento venezolanos. Mencioné algunos nombres y – como suele ocurrir en estos casos – hubo omisiones imperdonables. Una de esas omisiones es la que nos reúne en este espacio. Debo dejar claro que la omisión es totalmente mi responsabilidad, en modo alguno significó un guiño a la posibilidad de restarle importancia al trabajo literario que desde hace ya varios años viene realizando Fedosy Santaella. Un joven narrador que ya cuenta con un número de publicaciones importantes, entre las cuales destacan notablemente sus dos últimas, la novela Rocanegras y el libro de relatos Piedras Lunares.

Ambos libros, desde sus muy particulares naturalezas, responden a un género narrativo que viene siendo retomado por los escritores venezolanos, la novela negra o novela policial. Rocanegras es una novela provocadora que rescata la imagen del Duque de Rocanegras, Vito Modesto Franklin, curioso personaje de la Caracas gomecista y que Santaella utiliza como pretexto para sondear en torno al crimen de Juancho Gómez acaecido en 1923. Piedras Lunares es un conjunto de relatos que desde el territorio de la novela negra, penetra exitosamente en el truculento laberinto de la condición humana.

Rocanegras mezcla con mucha inteligencia la novela negra y la novela histórica, o como la denominó Armando José Sequera “un thriller histórico”. Santaella recupera a través de esta novela a un muy curioso personaje de la Caracas de los años 20 llamado Vito Modesto Franklin, un incauto dandy que se recrea así mismo para huir de su propia realidad y que termina involucrado en los acontecimientos que significaron el asesinato de Juancho Gómez, hermano de Juan Vicente Gómez. Vito Modesto Franklin, o el Duque de Rocanegras, ayuda a desentrañar todo cuanto se esconde detrás del asesinato, atreviéndose a recrear la historia y darle a la misma unos giros totalmente inesperados. Una novela que, de alguna manera, me recordó a El Hombre de la Atlántida, esa polémica y urticante biografía novelada que Norberto José Olivar realiza de Jesús Enrique Lossada.

Piedras Lunares, un secreto homenaje a Wilkie Collins, maestro de la novela negra y que en 1868 publicó una obra considerada una joya de la literatura de policías llamada Piedra Lunar. Este libro, a diferencia de Rocanegras, es de relatos. Una colección de cuentos en los cuales Fedosy Santaella se adentra hacia el lado oscuro de la creación literaria. Ese lado oscuro en el cual quedan develados los rostros más corruptos y deformes de la condición humana. Unos relatos que son protagonizados por la sangre que emana desde diferentes dimensiones como la ironía, el humor negro, la crónica, hasta el cómic. Relatos que se apoyan de diversos elementos que van desde las truculentas historias de Poe hasta la ironía pérfida de Los Sopranos. Piedras Lunares es un homenaje a la crueldad, a la ruindad del bicho humano. Historias que tienen un punto de origen en algunas narraciones de un libro de cuentos anterior llamado Postales Sub Sole, y que me traen a la memoria muchas escenas de la película Freaks de Tod Browning, por el manejo tan frío y meticuloso de la maldad humana.

Fedosy Santaella, carabobeño de 38 años, ha escrito estos dos libros para reafirmar sus reflexiones en torno al hecho narrativo. Escribe para exorcizar la estulticia del mundo, no hay mejor manera que partir de la novela negra, para cuya realización se requiere de una inteligencia por encima del promedio. Se requiere de una sutileza quirúrgica para afrontar cada personaje y cada acción. En sus historias trata de evidenciar la ineficacia de Dios como creador al realizar al hombre, mancha finita sobre la perfección de la naturaleza. Un joven narrador que mantiene sus pies firmes en la tierra. En la medida que escribe entiende que un escritor tan sólo escribe historias y que no tiene otra obligación más que eso: escribir historias. Escribir historias que puedan divertir. Quizás por eso recurre al cine para construir sus historias, para desarrollar sus personajes o diálogos, aunque debemos volver a retomar, tratándose de Fedosy, el valor del cómic.

Fedosy Santaella es una de las nuevas figuras emergentes de la narrativa venezolana. De una calidad si discusión y que se ha visto favorecida, no sólo con la premiación en varios concursos de narrativa, sino con su aparición en importantes antologías de la narrativa venezolana como De la Urbe para el Orbe. Fedosy Santaella nos brinda en su literatura, en especial en sus dos más recientes trabajos Rocanegras y Piedras Lunares, la frescura de un discurso novedoso, pero al mismo tiempo, la espesura en donde se revuelcan las miserias humanas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

UN TRÁMITE DIFÍCIL O LAS CULPAS DEL AMOR NO CORRESPONDIDO

En algún momento en que leía Un trámite difícil de Javier Ponte Gambirazio, (Pre-textos, 2003) pensé que esa pequeña novela era grandiosa porque nos demostraba claramente, con avasallante crudeza y profunda ternura, lo afortunados que son aquellos que se aman. Y acá es importante el reflexivo se, pues el tema aplica para el amor no correspondido. Una historia protagonizada por tres travestis hace espacio, por supuesto, para la sordidez. Ajeno a la pacatería, el autor busca, encuentra y retrata con acerado humor negro la oscura trastienda del travestismo. Pero también se ocupa, no obstante, del equilibrio, del contrapeso justo, y lo encuentra en la mirada de la comprensión. El autor cala en la humanidad de sus personajes y de allí obtiene el genio de la lengua, la reflexión afortunada y la mirada insólita de la vida. Porque en esa periferia de sus personajes travestis, no puede haber sino una mirada distinta, original, llena de giros inusitados, y de profundo conocimiento de las debac…