martes, enero 16, 2007

ENTREVISTA EN EL NACIONAL





Fedosy Santaella, ganador de la mención narrativa en la Bienal Latinoamericana José Rafael Pocaterra, publicó recientemente su tercer libro, Postales sub sole. Dueño de un lenguaje claro y ameno, el autor experimenta en este trabajo con prosa, poesía, cómic y aforismos


____________________________________________________________


Los últimos años de un Batman decadente y enloquecido, el universo de máquinas que hacen "ping", la parábola de un universal juego de metras, una pelea de latiguillos latinos y el relato en verso de las vicisitudes de los "lodomorfos", son algunos de los hechos narrados por Fedosy Santaella en Postales sub sole.

El escritor obtuvo con este libro, el tercero de su autoría, el primer lugar en la mención narrativa de la Bienal Latinoamericana José Rafael Pocaterra que se celebró el año pasado. La obra fue editada en la colección N del sello De la A a la Z.

En esa ocasión, el jurado integrado por Israel Centeno, Alexis Márquez Rodríguez y José Napoleón Oropeza falló unánimemente por esta obra al valorar el "ajustado y sobrio trabajo de lenguaje, privilegiado por una propuesta estética fundamentada en el impresionismo, que lo convierte en un texto realmente hermoso".

Las 12 historias que integran el volumen apuestan por la sencillez en el lenguaje y una cuidadosa exploración de lo lúdico, que se traduce en sentencias como: "Para conocer el futuro, la adivina sólo necesita verle la cara al presente. Y es común que el presente tenga cara de idiota", incluida en "Feria de nimiedades".

Nacido en Puerto Cabello en 1970, este licenciado en Letras se dedica al área creativa audiovisual y la escritura de ficción. Radicado definitivamente en Caracas, indica jocosamente: "Me vine a los 17 años de edad. Aquí me gradué, me divorcié, me condené con trabajos y me casé de nuevo. Por lo que creo que no me queda otra salida que vivir acá".

"Cuentos de cabecera (Comala.com, 2001) y El elefante (Conac, 2005) son los libros que anteceden a Postales sub sole, en los que el autor ya experimentaba con diversas técnicas narrativas. Además, sus intereses lo han llevado a cultivar la bitácora de los blogs, en la que posee uno personal (www.fedosysantaella.blogspot.com) y funge como editor de otro colectivo llamado Los hermanos Chang (www.loshermanoschang.blogspot.com).

Entre la novela y el mundo del blog

–¿Qué diferencia a Postales sub sole de sus anteriores trabajos?
–Allí intenté escribir de acuerdo con un dictamen distinto. Me separé un poco de lo que había hecho en El Elefante, que era muy oral. Traté de producir un lenguaje poético y trabajé más la palabra. Un ejemplo fue "Lodomorfos", una historia que durante años traté de contarla en prosa y no me salía. Hasta que un día lo escribí en verso, me gustó y así se quedó. Es una mezcla. Siento que otra cosa que me propuse fue alejarme de lo urbano.

–¿Prefiere la brevedad y sencillez en el trabajo del lenguaje? –En realidad, no me queda más remedio. He tratado los barroquismos y el exceso pero no se me dan, por eso todo lo cuento de una manera natural y directa. Incluso, las novelas que tengo inéditas son cortas, como una que se va a editar próximamente y trata sobre un personaje de los tiempos de Juan Vicente Gómez llamado Vito Modesto Franklin, al que le decían el duque de Rocanegras.

–¿Cómo define su experiencia con los blogs?
–Allí se dan muchas cosas, porque Internet te da la oportunidad de publicar lo que se te va ocurriendo, sobre todo textos experimentales.

Puedes jugar un poco y eso me ha ayudado mucho en los últimos años, más allá del trabajo solitario que conlleva la escritura. Por la participación de los lectores y mis amigos, esto ha roto barreras y realmente creo que el blog se ha convertido en mi propio taller literario.

ALBINSON LINARES
El Nacional - Martes 16 de Enero de 2007 B/9

jueves, enero 11, 2007

LECTURA Y LITERATURA

.

-No me di cuenta, nunca lo supe, sólo hoy entiendo que, cuando abres la página de un buen libro, salta a tus ojos el virus de la escritura. Y si uno es propenso a comerse la uñas, entonces empieza a escribir. Ergo: para escribir hay que leer, leer mucho.

-No sé si leyendo y escribiendo uno sea mejor ser humano, pero por lo menos te escapas un rato de la estulticia del mundo.

-La buena literatura te hace olvidar que Dios no siempre hace las cosas bien hechas.

-La buena literatura -para mí-, es lo que algunos se atreven a catalogar con letra minúscula. Ahí tenemos, sólo por nombrar uno, a Arthur Conan Doyle.

-Si la literatura no divierte, entonces es un cadáver que no goza de buena salud. Mejor lo enterramos, y seguimos con la diversión.

-Que sea como una película, que tenga verbo, y su toque de poesía.

-Un escritor es un escritor, cuenta historias, no es un gran pensador, ni sabe cómo arreglar los problemas de la raza humana.

-Por eso, yo no sé de filosofía, de ni ciencias políticas, ni de patafísica. Generalmente meto la pata, eso sí es cuestión de física.

lunes, enero 08, 2007

LO URBANO COMO IMPRONTA

ANA MARÍA HERNÁNDEZ G.
EL UNIVERSAL


El ganador del premio de narrativa de la Bienal "José Rafael Pocaterra" 2006, Fedosy Santaella, acaba de presentar la edición del libro galardonado, Postales Subsole, bajo la editorial De la A a la Z.

"Es un premio en metálico pero no contempla la publicación", explica Santaella. Agrega que en ese proceso de búsqueda de editorial se consiguió con Josefina Bertorelli. El premio se falló en julio de este año, y se bautizó el pasado 20 de diciembre.

-Llama la atención la narración en forma de poesía, versificada.
-No creo mucho en los géneros. De hecho, si te pones a ver, los grandes libros de la historia están en formato de poesía, como La Ilíada, La Odisea, El Cid, que están en versos, pero son epopeyas, narraciones. El cuento ha evolucionado mucho, se acerca a la poesía porque trabaja mucho con la palabra por lo corto, contar para sugerir a través de la poesía. El texto Lodomorfos está todo en verso. Yo lo escribí una y otra vez hasta que intenté hacerlo en verso y se me dio. ¿Por qué no aceptarlo? ¿por qué imponerme la narración?

-¿Cuánto tiempo le llevó la escritura del libro?
-Fui escribiendo un cuento cada vez y me dí cuenta de que los cuentos se unían y tenían unidad temática. En el proceso fueron como dos a tres años, desde el primero hasta el último; luego vino la revisión. La unidad temática es el abuso del poder en sus distintas formas.

-¿Qué distancia hay con su libro anterior?
-El Elefante es el anterior, allí hay cuentos escritos en paralelo con los de Postales. En el anterior los cuentos transcurren en un mismo lugar como centro, Puerto Cabello, donde nací. Es un tributo a mi infancia, está escrito desde la oralidad, y Postales desde lo poético.

-Entonces el Pocaterra tiene un significado especial.
-Por supuesto, para mi como carabobeño es un gran orgullo. En Puerto Cabello hay gente que está haciendo cosas. Leí de joven a Ramón Díaz Sánchez, Cumboto, Mene, y todo lo que se cuenta. Ese universo en torno a Puerto Cabello es una fuente primaria, es darte cuenta de que existe un mundo maravilloso, fascinante.

-¿Qué publicará próximamente?
-Estoy trabajando un libro de cuentos de humor, El factor mariachi. Tengo una novela que estoy trabajando y dos novelas que esperan editorial, y otro libro, Piedras lunares, que son relatos detectivescos, policiales.

POSTALES SUB SOLE


Doce relatos, donde la impronta urbana se deja sentir, a través de un lenguaje calificado por el jurado del Pocaterra (integrado por Israel Centeno, Alexis Márquez y José Napoleón Oropeza) como una "propuesta estética fundamentada en el impresionismo".