Ir al contenido principal

El extraño caso de Rocanegras




EL NACIONAL - Martes 03 de Julio de 2007

ALBINSON LINARES

"Yo soy la excepción en el mundo. (...) Nunca habían visto cosa igual, mi línea matemática, desde la uña del dedo gordo, hasta el pelo más rebelde de mi órgano capilar. Ni el puente de Brooklyn, ni las pirámides de Egipto que entre paréntesis, no son más piramidales que yo", leía alucinado el escritor.

Las extravagantes confesiones, nacidas del delirio ególatra de Vito Modesto Franklin, quien ostentaba el dudoso título nobiliario de "duque de Rocanegras", eran una delicia para Fedosy Santaella.

El joven autor refiere que el célebre personaje caraqueño "lo encontró" y no a la inversa: "Tuve en Valencia un programa de radio que se llamaba `El arte del ocio’ junto a José Javier Rojas. Allí nos sentábamos todas las noches a hablar de lo que se nos ocurriera. Era como si estuviéramos en la sala de nuestras casas sentados, bebiendo cerveza y poniendo la música que nos gustaba. Luego de un año, investigando para el programa, llegué al libro Caracas física y espiritual de Aquiles Nazoa. Ahí encontré la historia de Vito Modesto Franklin".

Fascinado, comentó la excéntrica vida al aire. Tiempo después, ya radicado en Caracas, hojeaba distraído un volumen del Diccionario de Historia de Venezuela editado por la Fundación Polar. Entonces, saltó frente a sus ojos una referencia sobre el duque de Rocanegras y la existencia de sus memorias.

Con la exactitud que delata a los narradores cuidadosos, el joven autor recuerda el lugar donde consiguió el libro del excéntrico personaje: "Un día me fui a la Biblioteca Nacional a buscar el ejemplar.

Lo busqué en los ficheros y lo encontré en la Sala de Libros Raros. Resulta que es un libro escrito en 1924 y se imprimieron 8000 ejemplares. Aquella biografía (muy original, muy divertida) la copié a mano, íntegra en un cuaderno y me la llevé a casa".

Fruto de este interés fueron una primera novela que no llegó a publicarse y el blog duquederocanegras.blogspot.com en donde el lector encuentra la transcripción íntegra que hizo Santaella de los recuerdos del duque.

Impresionado por la riqueza del personaje, el escritor ideó otra trama más inspirada en la tradición del thriller policial, para desarrollar Rocanegras: "Luego comencé a leer algunas novelas de Ponson du Terrail y Gastón Leraux.

Entonces se me ocurrió que Rocanegras podía tener un pasado fascinante, relacionado con los caballeros ladrones. Así la aventura seguía estando presente, pero transformada en las acciones realizadas por el duque".


La Caracas decadente. Uno de los aciertos de esta primera novela de Santaella radica en lograr un vívido fresco de la capital de inicios del siglo XX. Atemporal, atrapada por su pasado glorioso y un presente mustio, la ciudad adolecía del encanto de otros momentos. Opacada por la total concentración de poder en la cercana Maracay, Caracas vivía el inicio de la riqueza petrolera, con la decadencia de barrios emblemáticos como El Silencio y la tímida opulencia de nuevas urbanizaciones como Altamira: "Recuerdo que conseguí un artículo de Rocanegras donde escribía sobre lo horrible que era el uso del chicle en todas partes, hasta en los teatros. Considerando que él venía de la Caracas guzmancista, tan europea, era natural que rechazara todo lo yanqui", comenta el autor.

Esta capital que vivió Rocanegras se encontraba en un período de transición, acentuado por los diversos cambios socioeconómicos que afectaron Venezuela a raíz de la explotación petrolera: "Cuando empieza a morir la Caracas de El Paraíso y surgen las nuevas urbanizaciones de Altamira, barrios como El Silencio antes de Villanueva eran muy decadentes. En la novela hay muchas referencias a la miseria y muerte que reinaban en los burdeles de sus calles era un barrio de mala vida muy pobre", acota Santaella.

Otro de los aspectos que resaltan en la lectura de Rocanegras es el uso de un léxico en cada una de las intervenciones del protagonista: "Era un mamador de gallo, pana de Leoncio Martínez y Job Pim que llegó al extremo de convertirse en una comedia de sí mismo. El decía que venía de La Guaira y en algún tiempo se dedicó a jugar cartas".

El carácter tan peculiar del hombre que fue Vito Modesto Franklin está revestido de un aura imprecisa, nutrida de los múltiples rumores que su mitomanía propagó: "En realidad, hay una leyenda alrededor de él, con muchos huecos fue un hombre que salió de la nada y llegó lleno de dinero a Caracas donde fue dueño del teatro Olympia. Otro rumor atribuía su fortuna a que era un picapleitos, un abogado sin título".

Comentarios

Estoy pendiente del Señor Rocanegras. Ya pronto le voy a entrar. Besos
la maga dijo…
amigo del alma, qué bueno que abriste de nuevo los comentarios. me alegra muchísimo tu éxito y que te lo reconozcan. un abrazo.
LuisGui dijo…
¡Hola! Felicitaciones por la publicación del libro. Espero disfrutar con su lectura muy pronto. Un saludo.

Entradas más populares de este blog

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

UN TRÁMITE DIFÍCIL O LAS CULPAS DEL AMOR NO CORRESPONDIDO

En algún momento en que leía Un trámite difícil de Javier Ponte Gambirazio, (Pre-textos, 2003) pensé que esa pequeña novela era grandiosa porque nos demostraba claramente, con avasallante crudeza y profunda ternura, lo afortunados que son aquellos que se aman. Y acá es importante el reflexivo se, pues el tema aplica para el amor no correspondido. Una historia protagonizada por tres travestis hace espacio, por supuesto, para la sordidez. Ajeno a la pacatería, el autor busca, encuentra y retrata con acerado humor negro la oscura trastienda del travestismo. Pero también se ocupa, no obstante, del equilibrio, del contrapeso justo, y lo encuentra en la mirada de la comprensión. El autor cala en la humanidad de sus personajes y de allí obtiene el genio de la lengua, la reflexión afortunada y la mirada insólita de la vida. Porque en esa periferia de sus personajes travestis, no puede haber sino una mirada distinta, original, llena de giros inusitados, y de profundo conocimiento de las debac…