Ir al contenido principal

El origen de Rocanegras





Hace unos cuatro años, yo tenía un programa de radio en Valencia que se llamaba El arte de ocio. El programa consistía en que mi amigo José Javier Rojas y yo nos sentábamos a hablar de lo que se nos ocurriera, y poníamos además la música que se nos antojaba. Era como estar en la sala de tu casa, departiendo un rato. Pero claro, para que existiera una buena conversación, teníamos que prepararnos. Así que cada quien por su lado investigaba y traía algo, mejor si se trataba de un asunto curioso o fuera de lo común. En esas cosas andábamos, cuando un día, investigando para el programa, me dio por revisar un viejo ejemplar de Caracas física y espiritual de Aquiles Nazoa. Ahí encontré la historia de Vito Modesto Franklin. Me pareció fascinante y la llevé al programa. La comenté al aire, y la vida siguió, sin mayores sobresaltos en relación a mi descubrimiento.

Un tiempo después, ya en Caracas, el duque se me volvió a aparecer en Memorias de Armandito de Óscar Yánez. Y luego, en una feria del libro, me tropecé con el Diccionario de Historia de Venezuela de la Fundación Polar. Allí, pasando páginas, hallé otra vez al duque de Rocanegras. Leí el texto que hablaba sobre él, y abajo, en los datos bibliográficos, encontré que Vito Modesto había escrito una biografía. Fue tanta mi curiosidad, que un día me fui a la Biblioteca Nacional a buscar el ejemplar. Lo encontré en la Sala de Libros Raros. Aquella biografía (muy original, muy divertida) la copié a mano, íntegra en un cuaderno, y me llevé a la casa.

Fue entonces cuando empecé a pensar en escribir una novela; pero no directamente sobre el personaje, sino sobre la manera cómo el duque de Rocanegras se había ido apareciendo en mi vida en distintos momentos. Para mí, se trataba de una novela de aventuras. Los libros, sin duda, son una aventura. Escribí algunas páginas, pero el resultado no me convenció. Luego, a través de las lecturas de Ponson du Terrail y Gastón Leraux, se me ocurrió que Rocanegras podía tener un pasado fascinante relacionado con los caballeros ladrones. Y la aventura continuó presente, esta vez transformada en acciones realizadas por el duque. A partir de ahí, empecé a investigar más. Volví a la biblioteca, busqué en los periódicos de la época, en libros de historia, de teatro y de urbanismo, y luego, con una buena cantidad de datos históricos e invención propia en mis manos, escribí la novela.



_______________


Amigos:

Mañana, a las siete de la noche, en la librería El Buscón de Trasnocho Cultural, se le rendirá homenaje a la memoria de Vito Modestro Franklin. Esperemos que a él, desde su tumba, no le moleste. De paso, se presentará mi novela, y Armando Sequera hablará de ella.



"Me veo y no me veo"
El duque de Rocanegras


Comentarios

Entradas más populares de este blog

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

UN TRÁMITE DIFÍCIL O LAS CULPAS DEL AMOR NO CORRESPONDIDO

En algún momento en que leía Un trámite difícil de Javier Ponte Gambirazio, (Pre-textos, 2003) pensé que esa pequeña novela era grandiosa porque nos demostraba claramente, con avasallante crudeza y profunda ternura, lo afortunados que son aquellos que se aman. Y acá es importante el reflexivo se, pues el tema aplica para el amor no correspondido. Una historia protagonizada por tres travestis hace espacio, por supuesto, para la sordidez. Ajeno a la pacatería, el autor busca, encuentra y retrata con acerado humor negro la oscura trastienda del travestismo. Pero también se ocupa, no obstante, del equilibrio, del contrapeso justo, y lo encuentra en la mirada de la comprensión. El autor cala en la humanidad de sus personajes y de allí obtiene el genio de la lengua, la reflexión afortunada y la mirada insólita de la vida. Porque en esa periferia de sus personajes travestis, no puede haber sino una mirada distinta, original, llena de giros inusitados, y de profundo conocimiento de las debac…