miércoles, marzo 15, 2006

Otra obra maestra de Herzog


Sí, muy bonitos los pingüinos y todo lo que ustedes quieran. Sí, la epopeya de los emperadores ganó el Oscar y tal. Pero si ustedes quieren ver una verdadera obra de arte, tan buena pero tan buena que la Academia no la nominó, pero que, en cambio, se llevó un premio especial del jurado en Sundance, tienen que ver este documental realmente inolvidable, profundo, duro, cruel, humano y devastador. Grizzly man, la historia Timothy Treadwell contada y narrada por el maestro Werner Herzog.

¿Quién era Timothy Treadwell? ¿Un ambientalista enclosetado (esto es un pleonasmo), un científico a la altura de aquella Fossey de los gorilas brumosos, un malandro redimido, un filósofo sui generis, un ermitaño harto de los abalorios del mundo, un verdadero artista que grabó más de cien horas de video sobre su vida entre los osos pardos, o un simple loquito de carretera? Averígüenlo ustedes, juzguen ustedes.

Grizzly man no es pingüinos, tampoco el cepo tonto de la bruja de Blair. Es real, y bien real. Nada más y nada menos que los estertores de la vida de Timothy Treadwell, el hombre que amaba profundamente a los osos pardos.

Advertencia: Un oso pardo llega a pesar más de 200 kilogramos, erguido más de 2 metros de altura, no solamente come carne de salmón (incluso les da por comerse a sus crías), y sus garras son mortales.

4 comentarios:

aprendiz de maga dijo...

amo a herzog asì que me encantaría verla.
besos al joaco

monseñor alfa dijo...

Escribidor que ahora escribes de cine y sobre el atormentado madman de Herzog, un Cobra Verde te nombra desde su Cabo Verde de oficio indefinido. Meón has sido mentado, mi bien. No te digo más. Saborea la punta de mi lanza. Me la he clavado en el corazón. Allí, donde arrebolan los símbolos patrios. Reza tu rosario contra los enemigos sembrados en la palabra. ¿Será digno?

Amén.

el contrabandista dijo...

Por aquí (por españa) aún no ha llegado. Y con lo difícil que es que los documentales se hagan un hueco en la cartelera, no sé si llegará. Esperaremos al dvd (aunque seguro que se disfruta menos que en pantalla pequeña). Lo cierto es que tu post da muchas ganas de verla. De Herzog, me quedo sobre todo con aquella maravilla que hizo con "El enigma de Kaspar Hauser".
Un saludo, ando ahora algo despistado para publicar y comentar, pero por aquí sigo, fiel a los amigos viejos y a los nuevos.

Fedosy dijo...

Contraband, se agradece y aprecia la visita.

Salud.