sábado, noviembre 26, 2005

Del Primer Manifiesto Surrealista

Elefante de Roberto Echeto.

"Tanta fe se tiene en la vida, en la vida en su aspecto más precario, en la vida real, naturalmente, que la fe acaba por desaparecer. El hombre, soñador sin remedio, al sentirse de día en día más descontento de su sino, examina con dolor los objetos que le han enseñado a utilizar, y que ha obtenido al través de su indiferencia o de su interés, casi siempre al través de su interés, ya que ha consentido someterse al trabajo o, por lo menos no se ha negado a aprovechar las oportunidades... ¡Lo que él llama oportunidades! Cuando llega a este momento, el hombre es profundamente modesto: sabe cómo son las mujeres que ha poseído, sabe cómo fueron las risibles aventuras que emprendió, la riqueza y la pobreza nada le importan, y en este aspecto el hombre vuelve a ser como un niño recién nacido; y en cuanto se refiere a la aprobación de su conciencia moral, reconozco que el hombre puede prescindir de ella sin grandes dificultades. Si le queda un poco de lucidez, no tiene más remedio que dirigir la vista hacia atrás, hacia su infancia que siempre le parecerá maravillosa, por mucho que los cuidados de sus educadores la hayan destrozado. En la infancia la ausencia de toda norma conocida ofrece al hombre la perspectiva de múltiples vidas vividas al mismo tiempo; el hombre hace suya esta ilusión; sólo le interesa la facilidad momentánea, extremada, que todas las cosas ofrecen. Todas las mañanas los niños inician su camino sin inquietudes. Todo está al alcance de la mano, las peores circunstancias materiales parecen excelentes. Luzca el sol o esté negro el cielo, siempre seguiremos adelante, jamás dormiremos.
Pero no se llega muy lejos a lo largo de este camino; y no se trata solamente de una cuestión de distancia. Las amenazas se acumulan, se cede, se renuncia a una parte del terreno que se debía conquistar. Aquella imaginación que no reconocía límite alguno ya no puede ejercerse sino dentro de los límites fijados por las leyes de un utilitarismo convencional; la imaginación no puede cumplir mucho tiempo esta función subordinada, y cuando alcanza aproximadamente la edad de veinte años prefiere, por lo general, abandonar al hombre a su destino de tinieblas".

André Breton

6 comentarios:

Pajara Pinta dijo...

yo no quisiera ser nina otra vez... quiero ver a que sabe la vida en 5, 10, y 20 anos...
saludos!!!!!!

Martha Beatriz dijo...

Lo que llaman "madurar", eso es lo que ocurre, a veces lo que uno se pone es "piche"...

Fedosy dijo...

Pajara, hola, yo tambien quiero vivir cada etapa de mi vida, pero sin perder de vista nunca ese elefante que nos hace persistir, y que nos lleva a escribir y dibujar y todas esas cosas que llamamos arte y que para los chicos no es mas que una diversion mas que no deberian dejar a un lado por los juegos de video, que tampoco estan mal, pero del cilantro no tanto.

Martha, como dice un compadre mio: /mano, tu llegaras a viejo, pero nunca a hombre nunca/... Jejejeje.

Saludos y besos a las dos.

SALOMON dijo...

Uno de mis poetas favoritos...fue él quien dijo: "El surrealismo se basa en la creencia en la realidad superior de ciertas formas de asociación desdeñadas hasta la aparición del mismo y en el libre ejercicio del pensamiento".
Excelente remembranza, Maestro

protheus dijo...

"Mi educación formal iba bien, hasta que me metieron en el colegio".

"La niñez es más hermosa en cuanto menos memoria nos quede".

Fedosy dijo...

Gran Salomon, Breton es grande entre los grandes, y el surrealismo es la esencia misma de la literatura, de la verdadera.

Protheus, por eso yo nunca saque buenas notas.

Saludos muchos a los dos.