Ir al contenido principal

El sol cambia de casa.

Amigos, estos son algunos textos de un libro de poemas y cuentos escritos por niños, recopilados por la poeta Edda Armas en 1979, época en que estuvo dando talleres de literatura para niños en distintos barrios de la ciudad de Caracas y alrededores. La poesía de estos textos es muy particular (olvidense del surrealismo, del Dadaismo y de todo lo demás), y muchos de ellos muestran el mundo sicológico en que estos niños estaban inmersos. Cabe destacar, que hace 20 años los barrios de nuestra ciudad no eran ni la mitad de violentos de lo que son hoy día.

Jorge
que no sabía lo que era un eco
un día se divertía en la pradera
inventándolo.

Yamilet (10 años)

El carro le pisó las patas al papá, el niño se puso a llorar por el papá y la mamá se puso a llorar por el hijo que estaba muy triste. Después el carro chocó con la manzana y la manzana se rompió.

Yesabe (4 años)

Una vez Mariela se compró una muñeca ke llora y la mamá se puso furiosa.

Gustavo (7 años)

La escuela es un lugar desierto
detrás de la montaña hay algo misterioso
cuarto grado
maría vive al lado de mi casa
tú eres buena
la cigueña es grande.

(Niño de las Mayas)

Una mosca se comió un toro
y
una hormiga se comió un elefante
me caso con un toro y me mato
la playa es grande
la gallina puso un rinoceronte
una cucaracha
del cielo cayó una
yo quería tener un cohete
porque es un recurso.

(Niño de la Plaza de Cristo).

El sol cambia de casa. Fundarte. 1992 (Segunda edición).

Comentarios

Magda dijo…
Un excelente libro, ojalá se difunda.

Tristemente lo que esta poeta ha recopilado habla de nuestras culturas, aquí sucede exactamente igual, la violencia está cada vez mayor, mientras ´nuestros mpolíticos están pensando en sus campañas e inventando como hacerle para lograr llegar a la silla grande.

El cuento del carrito que le pisó "las patas al papá..." es sobrecogedor...

Saludos muchos.
los niños son poesía pura
lee: elhadapoeta@blogia.com, tendrás un excelente ejemplo
Fedosy dijo…
Gracias por el dato.

Y puedes visitar esta caja cada vez que quieras.

Salud.
Lestat dijo…
interesante lo que los ni;os escriben, tan lleno de inocencia y libertad, a veces nos olvidamos escribir o decir las cosas de esa manera.

Entradas más populares de este blog

UN SOMBRERO DE PAJA ITALIANA

Por Leoncio Martínez


Carlucho Sirgüela dio por terminada la limpieza de la moto y echó sobre los níkeles relucientes y engranajes lubricados una mirada amorosa. Era una bella máquina último modelo, regalo de su padrino el día de su santo. Cómo se la envidiaba Atilio Mortó que apenas había podido comprar una moto de medio uso, salida de fábrica hace dos años; lo mismo que Pepe Calzada envidiábale sus raquetas, Jacinto Febre sus zapatos de sport y el infeliz de Graciano Lugo sus guantes de boxeo.

Sonrío satisfecho, soltó el arranque y una epilepsia estrepitosa sacudió la máquina; el latido del motor fue apagándose lentamente en un suave silencio; luego Carlucho trajo de la sala un cojín búlgaro y lo tiró al descuido, como una gran ave muerta, sobre el side-car.

La llevaba hacia la calle con el cuidado de quien conduce una novia, pero al pasar por el corredor, no pudo dejar de detenerse ante el espejo de la sombrerera, a darse los toques finales.

Estaba bien, casi bien.

Retocó la caída abando…

Página de respeto

Los libros, por lo general, llevan una hoja en blanco de primera página. Mire usted qué detalle: se le llama hoja de respeto o de cortesía. Nadie se detiene en ella. Creo que deberíamos hacerlo, tan sólo por un instante. Creo que deberíamos también, mientras vamos leyendo, estar conscientes de que, la primera página de ese libro es una página de respecto, de cortesía. Una página que calla.
No importa el contenido, no importa la materia: todo libro que tenga esa hoja de respeto contiene la poesía. Esa hoja en blanco es la poesía, es la imagen perfecta de una revelación que no puede ser dicha con palabras. Lo que nos excede, lo que nos colma justo antes de la avalancha de las palabras.
Los poetas lo saben. El buen poema está repleto de líneas de respeto. Y un buen libro de poemas abunda en páginas de respeto, de cortesía.

UN TRÁMITE DIFÍCIL O LAS CULPAS DEL AMOR NO CORRESPONDIDO

En algún momento en que leía Un trámite difícil de Javier Ponte Gambirazio, (Pre-textos, 2003) pensé que esa pequeña novela era grandiosa porque nos demostraba claramente, con avasallante crudeza y profunda ternura, lo afortunados que son aquellos que se aman. Y acá es importante el reflexivo se, pues el tema aplica para el amor no correspondido. Una historia protagonizada por tres travestis hace espacio, por supuesto, para la sordidez. Ajeno a la pacatería, el autor busca, encuentra y retrata con acerado humor negro la oscura trastienda del travestismo. Pero también se ocupa, no obstante, del equilibrio, del contrapeso justo, y lo encuentra en la mirada de la comprensión. El autor cala en la humanidad de sus personajes y de allí obtiene el genio de la lengua, la reflexión afortunada y la mirada insólita de la vida. Porque en esa periferia de sus personajes travestis, no puede haber sino una mirada distinta, original, llena de giros inusitados, y de profundo conocimiento de las debac…