viernes, septiembre 30, 2011

Barco en la noche





El barco en la noche se sabe sin escollos,
y va tenue, más que ligero su casco,
el rumor y vértice de sus tactos
sobre la plata fugitiva del agua.

El barco en la noche sabe de la brisa,
de la lluvia de estrellas en la mirada,
de las manos serenas que aguardan
al tripulante del astrolabio perdido.

Adentro, un desarreglo de naves,
afuera la luna, trasegando caminos
en el dibujo de mapas inciertos.

Y las ganas del horizonte abatido,
la plenitud de lo arcano, el temblor
en los labios, la delicia del sinsentido.

2 comentarios:

Garcibáñez dijo...

Quiero ir en ese barco. Un saludo.

Adriana dijo...

Entre al azar. Me encontré con este poema que fue escrito, hoy, hace un año.

Me encantó.

Saludos