viernes, julio 28, 2006

Puerto Cabello y el futuro

Cada vez que voy a Puerto Cabello, mi ciudad natal, no puedo menos que asombrarme con todo el esfuerzo que están haciendo sus “fuerzas vivas” y políticos en general, para darle a la ciudad un aspecto tal que sus visitantes y lugareños tengan la inconfundible sensación de hallarse en un asentamiento muy antiguo, de los tiempos de la Colonia, pero al mismo tiempo, en los predios de la Venezuela del mañana.

Puerto Cabello, que a nadie le quepa duda, podría ser declarada patrimonio cultural de la Nación, y hasta de la humanidad, y en esa carrera andan los responsables de su mantenimiento. Su labor es encomiable. El aspecto de ciudad muy vieja se mantiene, es más, se acrecienta cada día. Veo todas las paredes descascaradas, y me asombro. Veo la casa derribada, en ruinas, de la calle calle Lanceros y me admiro de la capacidad ilusionista de estos genios restauradores.

Un mirada lancé al interior del museo, que para mi sorpresa parecía abierto, y vi todo tirado, las paredes despintandas y agrietadas. También noté que por toda la ciudad había basura y polvo. Y es que para dar un aspecto antiguo a las cosas, nada mejor que estos elementos. ¿Recuerdan esos pueblos vaqueros de las películas? ¿Recuerdan esas bolas de yo no sé qué cosa que recorren sus calles polvorientas? Pues bien, en Puerto Cabello, a falta de “bolas de yo no sé qué cosa” hay basura. Eso sí, sobra el polvo, el barro y los charcos sucios.

Definitivamente, los grandes preservadores del patrimonio nacional están asesorados por los mejores curadores de la historia. Se nota que una inteligencia suprema se encuentra detrás de ese trabajo inexorable que está llevando la ciudad hacia la perfección. ¡Qué Cartagena de Indias, Guanajuato o Antigua Guatemala! Esas ciudades se están modernizando, y en ellas pululan los restaurantes, las tiendas, los turistas. Esas ciudades están perdiendo su esencia, y se prostituyen de modernidad. En cambio Puerto Cabello luce cada vez más vieja, acabada, abandonada como luego de una peste o un terremoto. La ciudad donde Bolívar obtuvo su victoria final, la ciudad donde Páez demostró el pillo audaz que era, la ciudad donde Venezuela finalmente se convirtió en un país libre (¡qué Campo de Carabobo y qué nada!), la ciudad que te recibe con un fortín en la montaña, la ciudad de aguas mansas con un fantástico castillo en la entrada de su rada; esa ciudad se parece cada vez más al sueño de la Venezuela del futuro. ¿Se imaginan una novela de ciencia ficción venezolana? ¿Se imaginan Venezuela en el 2023 y más allá? Yo me la imagino como Puerto Cabello hoy en día, y no puedo más que sentirme orgulloso. Yo sé que lo están haciendo con mi ciudad es intencional, yo sé que se trata de un plan profundamente meditado y con la finalidad de hacernos a todos mejores ciudadanos. La próximo vez que vaya a Puerto Cabello, arrojaré basura en sus calles. Lo haré para contribuir a crear la ciudad que todos queremos.

Puerto Cabello, patrimonio cultural de la Venezuela de hoy y del futuro.
¡Qué orgullo, carajo!

15 comentarios:

c.plateada dijo...

...De las cosas más ácidas que he escuchado en los últimos tiempos :"la próxima vez que vaya a Puerto Cabello, arrojaré basura en sus calles. Lo haré para contribuir a crear ua ciudad que todos queremos"... las palabras pueden hacer más grave la realidad, la ironía sorpresiva a nuestro servicio, cuando la razón parece una desgracia...

gustavo valle dijo...

Muy bueno, amigo. Hagámoslo extensivo a todas nuestras ciudades y tendremos un país hermoso.
Un abrazo.

unocontodo dijo...

Que tristeza tan grande….. y este Sr.?.... comprando 24 aviones de combate y 53 helicópteros militares rusos, más de 3 mil millones de dólares, en un año y medio... qué tal?...

Anónimo dijo...

Esa sensacion de desaliento la he sentido cada vez que voy a mi pueblo natal en los llanos Venezolanos, que lastimosa estampa ver como todo se vuelve mas sucio, feo, viejo. Y es que parece que en Venezuela cayo una maldicion, una peste o algo que acaba, opaca y vuelve feo y destenido todo lo que antes nos parecia mas luminoso, brillante, bonito, ojala esta triste etapa de nuestra historia pase para dar cabida a una epoca mas prospera para todos y sobre todo para nuestro bello pais, se lo merece, nos los merecemos todos.

Empiezo a entender dijo...

Quiero que renazca Latinoamérica.....ay, me duele.

Lemur dijo...

Ácido? Nooo, vaaaleeee! Incisivo, canino y hasta molar, diría yo. Pero por sobre todo, real y doloroso. Lo peor es que todavía exista quien asegure, que ahora estamos mejor...

C.Plateada dijo...

Depende, en que que parte de la herida agregues el ácido....pero, tienes razón, es doloroso, más que ácido, es incisivo y molar si sois de los que no comen vegetales crudos... Para los que jamas han botado basura en la calle adrede, eso debe sonar a un poema sin permiso, a un decálogo sin autorización, a un himno escuchado sólo en un auditorio loco, a un discurso retrogrado, a la reunión de la ignorancia.... en fin, tienes razón es puro dolor...

C.Plateada dijo...

agrégo:
lo que propone Fedosy, me parece de una claridad tremenda, no le hace falta el asombro de alguien particularmete sencible, es lo incisivo de las palabras...de su dirección. A pesar que Kafka era vegetariano, le pareció lo peór amanecer convertido en un insecto que lo que se alimentaba era de basura, no de carne.

Fedosy dijo...

C. Plateada, gracias por ser tan consecuente con mi blog.

Isabel Romana dijo...

Hiere profundamente ese abandono. No conozco Venezuela, pero creo que diría lo mismo que tú si estuviera presenciando ese deterioro que crees o sospechas intencionado. Saludos cordiales.

BEA dijo...

..tristeza propia y ajena

Victorian Spinster dijo...

Fedosy,
Tengo teclado en ingles y cuando escribo carezco de acentos. Estoy por adquirir una nueva computadora con teclado en mi lengua mater.

Victorian Spinster dijo...

Eso me pasa por escribir, borrar y escribir, los pierdo y luego la Academia se irrita. Optare por el Spanglish, hibrido mas seguro.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Amigo..., qué te puedo decir, qué otra cosa te puedo comentar.

En uno de mis primeros viajes a Suiza, me llevaron a Solothurn..., para mí era increíble pasar por cualquier cantidad de castillos, antediluvianos, casi intactos.

Tengo la suerte en tener como amigo al "Guía oficial del cantón de Solothurn", y mientras me mostraba su cantón, yo sentía una mezcla de sensaciones. Maravillado con lo que veía y al mismo tiempo un inmenso dolor y hasta pena.

Me imaginé llevar a Hans Peter a mí Valencia y pasar los días con unos eternos: "Aquí estaba...", "esto era...", “aquí quedaba…”, pasear por calles y terrenos llenos de basura o, en el mejor de los casos (?), convertidos en rentables estacionamientos.

"No nos han dejado ni siquiera una pared para colgar nuestros sueños" decía Aquiles Nazoa de su Caracas allá por 60’s. Qué otra cosa le puede quedar a ciudades, poblaciones y pueblos de nuestro país, si no la desidia.

El problema es él de siempre, educación…, pero, eso importa? Un país de borregos –con perdón de los borregos, claro está- es más fácil llevar que uno pensante y crítico.

Nos quedará escuchar a Felipe Pirela cantando lo que Italo Pizzolante Baldi creó allá por los años 50.

Todo lo mejor para Usted, siempre.

PS: Lo único bonito que puedo escribirte: Saludos al Chino!

Anónimo dijo...

This site is one of the best I have ever seen, wish I had one like this.
»