jueves, julio 06, 2006

HOLLYWOOD, VENEZUELA

En las películas de acción de Hollywood suelen ocurrir desastrosos eventos públicos que no tienen mayor consecuencia. La última luminaria corre por una avenida con un arma de alto calibre, autos explotan, las balaceras desproporcionadas abundan como quien regala caramelos. Y en medio de todo esto, las personas, los seres humanos que imaginamos van dentro de los carros, los seres humanos que mueren acribillados en la acera sucumben en la anonimia. Ellos sólo tienen un carácter incidental, son como esos maniquíes que usan las fábricas para probar sus vehículos en accidentes de prueba. Y es que más importa que el astro muestre los pectorales. Pero está bien. Estamos hablando de entretenimiento.

Hay un capítulo de CSI que comienza con una de estas escenas. Se trata de un persecusión de automóviles digna de los grandes estudios. Los policías persiguen a unos supuestos delincuentes, y en el camino, como es obvio, algunos carros se voltean, otros chocan, hay plomo a diestra y siniestra, y muere gente: varios asaltantes y hasta un policía. Aunque la intención de la serie no es llevarnos a un nivel superior de conciencia ni mucho menos, su visión de lo que ocurre luego de una escena de acción a lo Hollywood, merece un momento de reflexión. Esta gran coregrafía, que en cualquier película sólo serviría para emocionar –o aburrir- al espectador, es para el espisodio de CSI el desencadenante de una investigación ardua y compleja. Vemos que algunos policías pasan a ser sospechosos de homicidio. Que la comunidad latina (los asaltantes eran latinos y la zona donde ocurrió el hecho también) está indignada y se alza contra el abuso policial. Que aquel atroz suceso afecta la dinámica de la sociedad. Que el crimen se castiga.

En tal sentido, esa entrega de CSI es una obra maestra -voluntaria o no, aunque sospecho cierta maldad sabrosa en ella-, que merece ser recordada y, sobre todo, meditada teniendo presente nuestro país. Un país que cada día se aleja más de la realidad y se parece más a una mala película de Hollywood. Esta Venezuela donde la violencia generalizada no tiene mayor importancia.

Pero acá, el mayor criminal de todos los criminales no es el Pingüino, el Guasón, o un malandro latino papeado, sino la ineptitud de sus gobernantes (de cualquier bando). Como en Hollywood, sus estropicios nunca son castigados, sino que simplemente están allí, formando parte de un conjunto de escenas o de fotogramas que ya de tanto repetirse no nos distraen, sino que nos lanzan en el vacío de la indolencia. Y mientras tanto, nuestros estrellas baratas y nuestros villanos de pacotilla siguen haciendo de las suyas, preocupados sólo de figurar en el desfile de la alfombra roja y en la gran pantalla de sus pequeñas existencias.

Y eso no está bien. Porque no estamos hablando de entretenimento.

9 comentarios:

Lemur dijo...

Estimado: Ojalá supiera como grabar unos aplausos aquí en este espacio...

Anónimo dijo...

Cada vez lo tengo más claro:
Este gobierno es el Pingüino....

Parece premonitorio, pues el Pingüino representaba en su época al bloque socialista. (los norteamericanos de la guerra fría, inculcando los estereotípos).

Hay una diferencia, ahora el Pinguino se convirtió en un personaje del que puede creersele eso, antes, creo que no.

EBE dijo...

Desconcierto total...creo que es el primer post "sociopolítico" de tu espacio... o al menos el primero claro, transparente y contundente...

Anónimo dijo...

Tu cuento es solo espuma en un mar de fondo. Por desgracia estamos como estamos por no llegar nunca al fondo del asunto y generalizar. Hay que mojarse, amigo.

Fedosy dijo...

No sé de qué hablas.

Anónimo dijo...

Como dice ebe, desconcierto total, no se si es un post "sociopolitico', es una realidad q cada dia se hace rutinaria y hasta "normal" me refiero a la inseguridad y la criminalidad desatada y desbordada. Pensaba decirte Fedosy que escribieras de nuestra bella Venezuela, cuando uno esta tan lejos, vive anorando y recordando; pur supuesto deseaba leer y evocar solo las cosas bellas(Q hay bastantes en nuestra bella Venezuela) pero es inevitable aterrizar en esta dura y fea realidad q nos envuelve. Espuma en un mar de fondo, no me parece justo anonimo porque si bien es cierto es un problema complejo: al menos se tiene la valentia de expresarlo, por supuesto no se estan haciendo analisis, ni estudios profundos, es demasiado pedir para un blogs q nos permite comunicarnos, desahogarnos, expresar una pequena pinion, un parecer, un sentimiento. Este problema nos atane, nos afecta y nos perturba a todos, todos nos salpicamos, nos mojamos, lo malo es q poco podemos hacer, casi ni la denuncia es ahora posible. Fedosy, aunque estos topicos nos competen, escribe cosas lindas, cuando tengas animo, una bonita experiencia, un dia donde todo sea bello para ti, no dejes de compartirlo con nosotros, eso tambien se comparte y estoy deseosa de leer cosas bellas de mi querida Venezuela.BYE BYE.

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»

Anónimo dijo...

I really enjoyed looking at your site, I found it very helpful indeed, keep up the good work.
»